Posts Tagged ‘videojuegos

09
Abr
08

Próximamente

Últimamente estoy ultimando reseña de

Assassin’s Crit. xd.

También he empezado con el Timeshift, pero me está pareciendo un poco cacota y no sé si me voy a sentir ánimus para terminarlo. Ya veremos.

28
Mar
08

Halo 3

 Halo 3

Halo 3 es, sin duda alguna, el juego más importante del año pasado. Por ventas, por las espectativas creadas, por ser la piedra angular de la X360. Pero, como juego, ¿qué, eh?

Halo 3 fue también el primer juego al que jugué en mi Xbox, aunque no el primero que terminé, y la verdad es que tengo la sensación de haberlo exprimido bastante y que, si quisiese, podría exprimir más.
Pero empecemos por el principio, el modo campaña.

De buenas a primeras el Jefe Maestro aterriza en uno de los escenarios más bonitos que he visto: una jungla impresionante, con sus árboles, sus hierbajos, sus ríos y cascadas… En general, perfecto para justificarle a mi pareja la compra de otra consola más.

Jungla

 Welcome to the jungle, we got fun and games.

En seguida uno se da cuenta que la iluminación y las texturas en este juego están fuera de lo corriente. Directamente diría que son de lo mejor que he visto nunca, y lo que más destaca del juego. En contrapartida, el juego cojea bastante en los espacios abiertos, aunque es algo que no se ve hasta un poco más entrado el juego. Se llega al extremo de usar, en una escena cinematográfica, una imagen prerrenderizada de fondo mientras una navecita se desliza cielo arriba, que es algo que queda como cutre, cutre. Y el popping. La verdad es que la primera imagen de aquella verde y frondosa jungla de la primera pantalla se ve en seguida manchada por la aparición repentina de hierbajos a una distancia no lo suficientemente larga. Y este popping es algo que se acarrea durante todo el juego y que, sorprendentemente, lastra a muchos otros juegos de esta generación.

Fireworks

   Fireworks!

Otra de las cosas que más me gustó fue la IA de los enemigos, que se adapta perfectamente a cada situación, bien si uno va en plan kamikaze, bien si se va a dar un paseo para dispararles con tranquilidad por la nuca.
Además, el diálogo entre ellos está muy trabajado, y siempre queda una frase hilarante por oír (“¡has matado a mi compañero de manada!”). El doblaje al castellano, por eso, es mejorable en algunas ocasiones, aunque generalmente está a la altura.

 

La campaña tiene bastante la duración acertada. Las dos primeras pantallas quizás son un poco sosas (la primera compensada por la belleza de la jungla), o tal vez me lo parecieron la primera vez porque no sabía como encarar el juego. Me costó un poco entenderlo, pero una vez comprendí que era un juego de disparos sin descanso, pude disfrutarlo mucho más porque sabía qué me pedía el juego.

Virilidad

 La virilidad de un Spartan se mide por el tamaño de su ametralladora.

Los niveles me gustaron bastante, y tengo especial buen recuerdo del primer nivel que te permite pilotar un Hornet, el mismo en el que se da buena cuenta de Verdad. Y tengo especial mal recuerdo del nivel que se juega dentro del Gravemind, con billones de flood apareciendo una y otra vez intentando sorberme los intestinos, y una estética francamente fea, que hicieron que terminar aquello fuese una auténtica pesadilla y un verdadero tostón.

Hornet

 Un pedazo de cielo.©

Respecto al nivel de dificultad, me pareció acertado empezarlo en normal, aunque después le saqué mucho más jugo jugándolo en heróico, que es el “difícil” de toda la vida. Los enemigos són más listos, y te fuerzan a encontrar rutas alternativas en lugar de plantarte en medio de la habitación a dar y recibir todo lo que se preste. En heróico, por ejemplo, a los francotiradores enemigos se les ha de dar amor eterno desde la distancia, porque si no acaban contigo en un apretar de gatillo.

El tema de los vehículos me gustó bastante, puesto que hay muchos y muy diferentes. Me costó un poco acostumbrarme a hacerlos funcionar bien, porque los sticks se usan al revés que en todos lo juegos de conducción, pero una vez lo conseguí, me quedé prendado del Warthog, el Hornet, el Mongoose (y todos sus juegos de palabras), y el Ghost. Y el Scarab.
La primera vez que destrozas un Scarab es un momento de esos que quedará en el recuerdo colectivo (o, al menos, en el mío personal) para siempre. Por la impresión que causa cuando lo ves por primera vez. Por lo que cuesta hacerle suficientes cosquillas para que se arrodille. Por el gustazo de destrozarle ese corazoncito de animal mecánico. Por los fuegos artificiales cuando todo explota.

Scarab

Chiqui, chiqui, bum, bum. 

La historia es normalilla. Que forme parte de un universo mucho mayor hace que uno pueda aventurarse a imaginar qué pasa más allá de lo que se ve o cuenta (y más si se ha jugado a los anteriores, cosa que yo no he hecho), pero el modo en que está contada junto a que sea, como digo, sólo una parte de una historia mayor, hizo que no me enterase de lo que estaba pasando hasta pasado un buen rato. Confesiones, pues: al principio pensé que Cortana era la mujer del Jefe Maestro, xd.

Culo

 Pero el Jefe Maestro no es hombre de una sola mujer.

Y llegamos al multijugador. Tengo que decir que, desde el Starcraft (allí por el siglo pasado), éste es prácticamente el primer juego al que he jugado on-line. La verdad es que no le tenía especiales ganas, pero ya que estaba, lo probé. Llegué, incluso, a jugar bastante (¿300 partidas?), pero no le he terminado nunca de encontrar el puntillo, al menos como juego puro y duro. Ahora me explico mejor.

El caso es que el juego on-line me parece bastante aburrido, y una mera continuación de todo lo que se hizo en la generación pasada y que tan poco me atrajo. Los mapas no tienen ningún tipo de carisma, y los encuentro vacíos y poco trabajados, y éste es, básicamente, el problema. Se junta también el hecho de que las partidas en matchmaking son cero personalizables, y empezar cada vez con las mismas armas, para ir a buscar siempre las que uno maneja mejor (sí, me encantó la mariconada rosa que dispara pinchitos teledirigidos), me parece aburridísimo. Puedo entender que, en su época, la gente perdiese la cabeza por Halo 2. Pero, en pleno 2007, el modo multijugador de Halo 3 se ha quedado muy por detrás de lo que ofrecen otros FPS.

Aún así, todas estas carencias se ven un poco compensadas por el increíble y awesomérrimo modo cine. Que lo he usado muy poco porque a mí no me va especialmente perder el tiempo con estas cosas, pero me ha gustado mucho ver películas y fotos de otra gente, pudiendo encontrar siempre el mejor ángulo para cada imagen y pudiendo desplazarse por todo el campo de batalla y ver lo que está pasando en cada momento en cada lugar. Esto sí es auténticamente next-gen, y por aquí me gustaría que siguiesen las cosas en el futuro. Aún sin haberlo usado en demasía, saber que el juego se genera en tiempo real y que existen enemigos y cosas más allá de lo que alcanza la vista hace que se refuerce mucho la sensación de estar jugando en un mundo vivo, y hace que tenga ganas de ir a darle besitos a mi Xbox. Si a esto le sumamos las detalladas estadísticas on-line (tanto en la misma consola, como en la página de Bungie), el culo se me hace pepsicola y me caen las babas a chorro.

El mejor ángulo

 ¿Halo, halo? A lo mejor no está.

En definitiva, como experiencia para un jugador (o varios, por el tema del cooperativo, que también me parece un acierto máximo), Halo 3 es un juego muy por encima de la media, que sabe crear un universo dentro del juego, pero no con la historia como muchos otros, sino con la ayuda de las capacidades de las nuevas consolas de gestionar IA’s nunca vistas y mundos complejos y vivos. Pero el modo multijugador, aunque tiene algunas cosas buenas, está completamente desfasado y necesita, bajo mi opinión, una remodelación completa.

Nota: 9/10

Si quieres comprar el juego, puedes hacerlo en Play-asia a través de uno de estos links y así de paso colaboras con el blog. 🙂

20
Mar
08

Actu(ruru)alización

A ver, que voy.

Veo que hay gente que lo quiere saber. El número de horas de juego del Call of Duty 4 es el siguiente:

– Campaña  monojugador: no lo sé. ¿Seis? ¿Siete?

– Multiplayer: virtualmente infinito, potencialmente eterno.

Además, aprovecho para añadir un par de cosillas al análisis de CoD 4 . Go check it, bitches!

Y para mantener la espectación (xd), el próximo juego a comentar será Halo 3 o Bioshock. Posiblemente el Bioshock si consigo superar el tedio que me provoca y acabarlo de una maldita vez. El caso es que tengo ganas de ponerlo a parir. Si no, ya me inventaré algo del Halo 3.

12
Mar
08

Call of Duty 4

Para empezar rápido y bien sólo diré que Call of Duty 4 es una maravilla.
Yo era un tipo bastante escéptico para con los juegos de guerra. Si bien significativamente todos los videojuegos consisten en matar o destruir cosas (como por ejemplo gente), el rollo ese de jerga de pajeros sin nada mejor que hacer que desarrollar la disciplina militar, de uniformes teñidos de color diarrea, y de adelantos tecnológicos que sirven para matar más gente con menos esfuerzo me va más bien poco.

El juego lo compré, pues, por varios motivos. Uno, porque quería jugar online con un colegui que no soportaba el Halo 3. Dos, porque a través de mi bienamada Play-asia  me salió por poco más de 10 euros. Tres, porque mi adicción a Gamerankings hizo que no me pasaran desapercibidas las notazas que le estaban lloviendo.

Superar mis convicciones morales no fue tan difícil. Así que, una vez conseguido, lo mío con el juego fue amor a primera vista.
Cuando ví el primer pantallazo en mi tele se me cayeron los huevos al suelo. Me quedé sin cena, pero todavía me quedaba salchicha para comer. Me dio bastante igual, porque la guerra acababa de entrar en mi televisor, y sentí que mi obligación como jugador era repartir por allí un par de mamporros.
Al rato, cuando ya había entendido la dinámica del juego, me di cuenta que no podía escatimar ningún elogio. Si bien todavía me quedaba mucho por descubrir.

Muy Bruto

 El juego es muy bruto

La campaña individual dicen que es más bien corta. A mí me gusta bastante saber cuántas horas de mi vida he invertido en un juego (porque con los juegos las horas se invierten, no se gastan). En éste no aparecen por en ningún sitio, pero la verdad es que casi mejor, porque eso me permitió vivir la aventura con bastante inmersión.
Lo bueno de que el juego sea corto es que no da tiempo para aburrirse. Lo mejor de que sea corto es que puede permitirse echar toda la carne en el asador para hacer que cada momento sea de sublimada intensidad.
Así pues, en este juego están presentes y condensados todos los momentos que han hecho memorables a otros videojuegos. Este juego lo tiene todo: carabinas de asalto, check. Rifles de francotirador, check. Ametralladoras y misiles en un helicóptero, check. Gafas de visión nocturna y de calor, check. Persecución en un coche, check. Muertes trágicas, check. Sigilo e infiltración, check. Flashbacks, check. Doblaje sublime (al menos en inglés), check. Y se diferencian perfectamente el acento americano, del inglés, del rusio y del árabe.
No se le pude pedir más.

 Bonita vista aérea. Lástima que la Fanta de naranja se haya desparramado justo dentro de la mirilla.

Bueno, un poquito sí. Sólo hay dos aspectos que podrían mejorarse bastante (y alguna que otra pijada). El primero es que el juego es lineal. Lineal y cuadrado. Quiero decir, que hay paredes invisibles, puertas cerradas que sólo puede abrir el compañero Gaz (¿sabéis qué le dirían a este chico si tuviera que poner en marcha un coche? Dale Gaz!) y NO se puede dar muerte al Capitán Price porque cuando uno le apunta, el gatillo de disparos no funciona. También que la hierba no se mueve. Vi hace poco un vídeo de Crysis, y ya no puedo vivir sin interacción. Es como hacerse una pajilla pensando en una mesa: te la tocas y te gusta, pero le falta corazón.
La otra cosa que no me ha gustado, y la culpa la tiene Halo 3, es el tema de los scripts y la IA. CoD 4 es un juego que uno puede aprenderse bastante de memoria: siempre saldrá el mismo tipo feo por la misma ventana en el mismo momento. Cuando te maten y tengas que repetir un cacho de misión, siempre oirás las mismas gilipolleces de todo el mundo: “go check that door”, “we are under heavy fire”, “honey, not now, I got a bullet up my arse”. En ese aspecto, la solidez de Halo 3 es muy de agradecer, porque aunque el juego también es lineal, tiene mucha más consistencia y se agradece que la aventura sea cada vez un poco diferente, sobretodo en función de lo que cada uno decida hacer.
Se puede vivir sin todo esto, pero viviría mejor si no supiera que existe y, lo que es peor, que se puede hacer.

 

 Sol, palmeras y un bonito pueblo rural. ¡No se le puede pedir más a unas vacaciones!

Por otro lado, la chicha del juego está en el infinito multijugador.
Con sus fallos, también, pero mi veredicto, que es la rehostia en vinagre, es que es la rehostia en vinagre. Mapas inmensos y con mil recovecos (casi que no te vas a esconder dos veces en el mismo sitio). Los de Halo 3, en comparación, son primitivos. Esos, la verdad, es que no tienen ninguna gracia, y consisten básicamente en una extensión en la que se han añadido un par de edificios y tira que te va. Los de CoD 4 están todos muy bien pensados: en cada uno hay puestos ideales para francotiradores, pero en los que siempre quedará algún ángulo abierto para que te puedan matar, casas clave desde las que controlar la partida, e incluso sombras y hierbas a las que dispararás pensando que son personas (y que estoy convencido que tienen esas formas a propósito).
Un porrón de armas configurables, con el inconveniente de que ya no hay excusa para no aprenderse las palabrotas esas de M14, P90 o C4. La AK-47 ya la conoce todo el mundo, así que no cuenta.
Lo mejor de todo es que en el modo multijugador se plantean una serie de retos (una serie bastante larga) que permiten recompensar al jugador de muchas maneras y muchas veces. Así, uno siempre tiene la sensación de que está haciendo algo para algún fin. Desbloquéame esa mirilla telescópica por aquí (mata a 150 tipos con esa arma) y ese lanzagrandas por allá. Consígueme ese silenciador para poderle perforar con tranquilidad los sesos a ése que me ha mirado mal (25 headshots). Sácame ese camuflaje especial para esa arma que es la niña de mis ojos (mata a un porrón de tipos, que el oro va caro).

 ¿Es un árbol? ¿Es una piedra disfrazada de árbol? ¡No, es un francotirador!

Alguna pijadilla más que no me ha gustado, tanto del multi como del lonely, podría ser que las paredes son excesivamente cuadradas, y que entrar por una puerta caminando de espaldas parece a veces imposible. O que las partidas on-line a veces están bastante desequilibradas (y cuando digo bastante quiero decir mucho).
Aún así, el disco (y el juego de dentro del disco) es muy redondo.

No puedo recomendar suficiente este juego. Como jugador, ha sido el placer más grande que he tenido en los últimos tiempos. Un juego fácil de jugar, agradecido de seguir jugando y sobresaliente en todos sus aspectos.
Puedes no jugar este juego, pero que sea porque tu videoconsola es una mierda o porque te gusta tener la cabeza metida en el culo. Y nadie se va a creer que no quieras comprarte una consola para poder jugar a este juego.

Nota: 10/10

Si quieres comprar el juego, puedes hacerlo en Play-asia a través de uno de estos links y así de paso colaboras con el blog. 🙂

P.S: algunas cositas más que he pensado que podría añadir.

Los spawing points en el multiplayer se convierten muchas veces en spowning, puesto que muchas, muchas y demasiadas veces el jugador reaparece al lado de uno de esos feos enemigos dispuesto a llenar de plomo hasta el rincón más escondido de tus tripas. Es una mierda tan gorda que debería ser arreglado, aunque dudo que lo hagan en los próximos, digamos, setecientos años. Anyway, keep up the hope!

El modo de dificultad veterano no tiene ninguna gracia más que un porrón de puntos de logros. Jugar el juego así consiste en aprenderse los escenarios palmo por palmo y perfeccionar la estrategia para conseguir, a base de muchos checkpoints, ir avanzando poco a poco por las pantallas. Lo disfruté mucho más en curtido.

Y, ya para terminar, mi combinación ganadora de armas para el on-line es una AK-47 con mirilla ACOG, tres granadas de fragmentación, stopping power (no sé cómo lo llaman en español) y steady aim.

También me lo pasé chachi con la P90, el silenciador y steady aim.

07
Mar
08

Prince of Persia (Remade!)

Prince of Persia fue, posiblemente, el very primer juego de ordenador al que jugué en mi vida. En el ordenador de mi prima, procesador 286, bla, bla, blah.

Total, que no me lo pasé nunca. Conseguir la espada por primera vez fue todo un hito. Matar al guardia de la primera pantalla un logro. Pero no pasé nunca de la tercera pantalla sin trucos. Shift + L te dejaba pasar de nivel, pero sólo hasta el cuarto. ‘Princemegahint’ te dejaba casi hasta tirarte a la princesa. Yo era muy joven para intentarlo, pero así me pude reír del esqueleto inmortal de la tercera pantalla, matar al gordo cabrón de la cuarta o la quinta (o la sexta, más bien), y hasta verle el jeto a Jaffar.

Por qué todos los malos de Arabia se llaman Jaffar es un asunto que posiblemente NO trataré jamás, pero que podemos desarrollar todos juntos en nuestro inconsciente colectivo.

El caso es que me he bajado el remake/port de XBLA hace un par o tres de días.
El juego no sólo conserva los mejores aspectos del original, sino que mejora algunos otros. Y me he quedado bastante con la baba colgando y encantado de la vida de haberme reencontrado con el príncipe.

Gráficamente el juego es maravillante. Sólo hace falta ver un pantallazo para enamorarse. Yo ya quiero incluso pedirle matrimonio, hasta que los pinchos nos separen.

Esa_esapada

 Sí, ésta es la espada de la que hablábamos. Sí, también les he mangado las imágenes a IGN, porque soy pobre para sacarlas yo mismo, aunque bien soy rico de espíritu.
Las animaciones del principito son bastante cojonudas (ahora con un 200% más de rebote en las paredes, y con un 100% menos de andar de manera normal sobre los pinchos), e igual que en el original, verlo deslizarse por los escenarios y saltar como una gacela (¿sabéis cómo se llama una gacela que tiene la regla? Gacelo) es una auténtica gozada. El peligro de ir saltando como un loco es que más de una vez el príncipie se lanza sin temor alguno al vacío para que le sodomicen unos afilados pinchos. Watch out, principito, esto sí es tormento anal!

pop_pinchos

Luchar con los enemigos (que ahora son más feos y de menos colores) se traduce en machacar los botones del mando (uno para atacar, otro para defenderse). La verdad es que no recuerdo que en el original uno pudiese defenderse, aunque quizás éste es uno de los motivos por los que me mataban tanto, xd.

Pop_maloso

Todo lo demás es bastante igual al original. El diseño de niveles es simplemente sublime, sigue habiendo baldosas sueltas en el techo listas para abrirte una brecha en la cabeza, y sigue habiendo pociones rojas y azules (azul tan bonito que no me he podido resistir en hacerle beber alguna al príncipe), y alguna que otra verde también.

El principal problema es que el juego es una aventura de una hora. Y después de esta hora sólo queda rejugarlo por puro placer. Hubiese estado bien que, estando como estamos en pleno S. XXI hubiésemos encontrado algún otro modo en el juego. Incluso la inclusión del original habría sido un regalo que me hubiese puesto contento. Es una pena y desde aquí lo digo: ¡es una pena!

Resumiendo: para los que en su día lo jugaron y ahora cuando lo ven les sale la lagrimita. Para los que no lo jugaron pero les gustan las plataformas. Para cualquiera en general. Un juego atemporal, bueno, bonito y barato, y deliciosamente jugable. Go get it, bitches!

P.S: Quince o dieciséis años después, pasarme el juego ha sido extirpar con todas las de la ley una espinita de mi corazón. Un placer intenso sólo apto para adultos.
Y ya que estamos, una princesa un poco más guapa seguramente hubiese ayudado. Ayudado no sé bien a qué, porque digamos que el objetivo del juego no es rescatar a la princesa, sino escapar de las mazmorras de Jaffar. Pero bueno, sabiendo que al final te espera esa princesa, pues uno tampoco se da demasiada prisa. Total, la que va a morir en una hora es ella. Yo me he permitido el lujo de tomarme unas revitalizantes copichuelas mientras paseaba tranquilamente por las mazmorras del malvado, malvado Jaffar.

Nota: 9